YourSite - Slogan Here!

Servicios Prestados

lontarf, Irlanda, 1852.
Pequeño Abraham.. Debido a ciertos acontecimientos adversos, he acabado débil e indefenso en este país tuyo. Acudo a ti, dulce niño, acuciado por la mera supervivencia, con el despreciable propósito de alimentarme de tu.. esencia. Lo que te he arrebatado perjudicará tu salud infantil; pero mejorarás. Te ofrezco mis disculpas y mi gratitud eterna. Si de mayor, decides unirte a mi causa, serás bienvenido. Hasta entonces, me despido.

2012-11-21 - Servicios Prestados copia

Trinity College, Dublín, 1870.
Querido Amo: como presagiaste, desde la pubertad mis capacidades exceden lo esperado. He destacado en Matemáticas y atletismo. Pronto me graduaré y entraré a vuestro servicio, como deseo.
PD: He dedicado algo de tiempo al teatro, espero sepáis disculpar mis pequeñas licencias.

Dublín, 1876.
Amo: la vida de funcionario no es tan agradable como imaginaba. Mi superior me hace la vida imposible, exige horarios extraños, tareas indignas de mi posición. He trabajado bien para vos en Irlanda, vuestros intereses aquí están bien atados. Otros podrían continuar mi labor. Os ruego permiso para marcharme a Londres.

Dublín, 1878.
Amo: adjunto recortes del Westminster Gazzette; informa de casos de enfermedad mental que tienen perplejo al asilo Carfax que dirige un tal Doctor Seward. Se les diagnostica «temperamento sanguíneo». Seward cree que la influencia perturbadora de algún tipo de anemia les ha conducido a un terrible estado mental. Preguntado sobre si es cierto lo que se dice en el pueblo, que se alimentan sólo de la sangre de animales vivos que les arrojan los aterrados celadores, Seward opta por dar por concluida la entrevista.
Amo, vuestro servidor en Londres actúa negligentemente. Permitidme trasladarme y arreglarlo.

Londres, 1879
Amo, me alegra informaros de que el asunto Carfax está resuelto. Hemos cesado a vuestro hombre en Londres, Peter Hawkins de Exeter, reemplazado por el actor Henry Irving. La fama de Irving resultará provechosa en el futuro.

Londres, 1880.
Recibo visita de un primo lejano, Arthur. Se ha hecho popular escribiendo acerca de un detective sabelotodo. Es un apasionado de las ciencias ocultas. Os ha estado investigando, amo. Yo he despachado sus teorías como absurdas, pero está más cerca de la verdad de lo deseable. Afortunadamente, Su interés en el tema es puramente literario. Tengo una idea para hacerle olvidar sus pesquisas…

Bruselas, 1897
Acuso telegrama de nuestro agente en los Cárpatos, el señor Quincy Morris; la pantomima orquestada para engañar a ese dichoso Van Helsing , ha salido como esperábamos. Los cazavampiros han masacrado a un desprevenido licántropo tomándolo por vos. Nadie reparó en que Morris acabó con él usando un puñal de plata.
PD: Morris me comunica que ha fingido su propia muerte. Ignoro con qué propósito.

Londres, 1898
Amo, me complace anunciaros que mi novela es un éxito. He jugado al despiste, los lugares no encajan y vuestro personaje, se parece a Irving, no a Vos. Me he adelantado a Arthur, que ha dejado de interesarse por el tema..

Washington, 1902
Cuando leáis esto, habréis desembarcado en América. El Señor Irving nos ha abierto las puertas del Capitolio; personalidades de todo ámbito arden en deseos de conoceros. Espero no hayáis sufrido inconveniencias como en el Demeter…
Quincy Morris, está aquí, bajo nombre falso. Fingió su muerte para facilitar la transición hacia la otra vida. Ya le he dicho que el Amo ni otorga favores ni paga deudas, pero he querido trasladaros su petición. No puedo ocultaros nada.

Londres, 1912
Amo: cómo agradezco vuestra visita en mis últimos días . Mi mujer no podía veros, pero al informarle de vuestra presencia, lloró de emoción.
Se despide,
BRAM

Berlín, 1922
Apreciada señora: ruego disculpe que no contáramos con su aprobación al adaptar la obra de su difunto marido. El cine es un arte nuevo, guiado, no por la mala fe sino por el desconocimiento. Le adjunto copia del guion, espero sea de su agrado. Ojalá coincidamos en el estreno en Londres.
Suyo atentamente,
F.W. Murnau.

Berlín, 1925
Herr Murnau, como abogado suyo, lamento comunicarle que todas las copias del film deben ser quemadas. La viuda sabe que «todas» es ya imposible; así que le sugiero que… huya, Herr Murnau. Me informan de que un tal Peter Kurten, le acecha con macabros propósitos. Márchese a América. Contacte con Tod Browning, le ayudará en cuanto pueda. Ganará unos años de vida, hasta que le encuentren de nuevo.
Dios le proteja.

«Guárdate sólo de comer la carne, porque la sangre es la vida» (Deuteronomio, 12, 23.)

Leave a Comment